EL ESPíRITU DE ASíS

EL AMADO PRODUCE AMOR

Asis-1986-3

EL ESPíRITU DE ASíS

El Espíritu de Asis…Hace 32 años, sucedía por primera vez este Encuentro en la pequeña ciudad de Asís. Años tras año se viene celebrando esta Jornada el 27 de Octubre en recuerdo de aquél primer encuentro inspirador que sucedió a través del Papa Juan Pablo II en aquél año y que congregó a las religiones del mundo, y a diferentes comunidades eclesiales e iglesias cristianas. El legado que recoge el ahora Papa Francisco está más que integrado en sus encuentros. Creo que a lo largo de estos más de 30 años hemos hecho este recorrido como releeréis en estas próximas palabras, a las que nos invitaba el Papa Juan Pablo II en aquélprimer encuentro del Espíritu deAsís. Vamos a recordar el origen de esta celebración.

Recogemos en esta entrada algunas pinceladas de Pablo II, durante la clausura de la I Jornada de Oración por la Paz en la Plaza inferior de San Francisco, 27 de octubre de 1986.

L’Osservatore Romano, 28 de octubre de 1986.  Traducción: Fr. Tomás Gálvez

“Queridos hermanos y hermanas, Jefes y representantes de las Iglesias cristianas y comunidades eclesiales, y de las religiones del mundo….

…Es, pues, mi convicción de fe la que me ha hecho dirigirme a vosotros, representantes de las Iglesias cristianas y comunidades eclesiales y religiones del mundo, con espíritu de profundo amor y respeto. Con los otros cristianos compartimos muchas convicciones, especialmente en lo que respecta a la paz. Con las religiones del mundo compartimos un común respeto y obediencia a la conciencia, que nos enseña a todos a buscar la verdad, a amar y servir a todos los individuos y a todos los pueblos, y a poner paz, por eso, entre los individuos y entre las naciones…

… Por primera vez en la historia nos hemos reunido de todas partes, iglesias cristianas y comunidades eclesiales y religiones del mundo, en este lugar sagrado dedicado a san Francisco, para testificar ante el mundo, cada uno según su propia convicción, la trascendente calidad de la paz. La forma y el contenido de nuestras oraciones son muy diferentes, como hemos visto, y no es posible reducirlas a una especie de común denominador.

…Sí, pero, en esa misma diferencia, tal vez hemos descubierto de nuevo que, en lo que respecta al problema de la paz y a su relación con el compromiso religioso, hay algo que nos une.

El desafío de la paz, como se plantea hoy a cada conciencia humana, lleva consigo el problema de una razonable calidad de vida para todos, el problema de la supervivencia para la humanidad, el problema de la vida y la muerte.

…Mientras caminábamos en silencio, hemos reflexionado sobre el sendero que la humanidad está recorriendo: ya sea en la hostilidad, si no nos aceptamos mutuamente en el amor, ya sea haciendo un viaje común hacia nuestro alto destino, si comprendemos que los demás son nuestros hermanos y hermanas. El mismo hecho de que hayamos venido a Asís desde varias partes del mundo es, en sí mismo, un signo de este sendero común que la humanidad está llamada a recorrer

… Lo que hemos hecho hoy en Asís, rezando y dando testimonio en favor de nuestro compromiso por la paz, tenemos que seguir haciéndolo cada día de nuestra vida. Lo que hemos hecho hoy es, efectivamente, de importancia vital para el mundo. Si el mundo tiene que continuar, y los hombres y mujeres tienen que sobrevivir en él, el mundo no puede prescindir de la oración.

…Esta es la lección permanente de Asís: es la lección de san Francisco, que encarnó un ideal atractivo para nosotros; es la lección de santa Clara, su primera seguidora. Es un ideal hecho de mansedumbre, humildad, de sentido profundo de Dios y de compromiso en servir a todos. San Francisco era un hombre de paz.

Recordemos que aquí abandonó la carrera militar que siguió un cierto tiempo en su juventud, y descubrió el valor de la pobreza, el valor de la vida sencilla y austera, imitando a Jesucristo, a quien quería servir. Santa Clara fue la mujer de la oración por excelencia. su unión con Dios en la oración apoyaba a Francisco y a sus seguidores, como nos apoya hoy.

… Francisco y Clara son ejemplos de paz: con Dios, consigo mismos, con todos los hombres y mujeres de este mundo. Que este hombre santo y esta santa mujer puedan inspirar a todos los hombres y mujeres de hoy a tener la misma fuerza de carácter y amor por Dios y por los hermanos, para proseguir por el sendero en el que tenemos que caminar juntos.

… Os doy las gracias de nuevo por haber aceptado mi invitación a venir aquí, a este acto de testimonio ante el mundo. También hago extensivo mi agradecimiento a todos los que han hecho posible nuestra presencia aquí, en especial a nuestros hermanos y hermanas de Asís.”

San Juan Pablo II

DialogoInterreligioso

El Papa Francisco nos da cinco razones para seguir celebrando el Espíritu de Asís en este tiempo:

1-dejar que el soplo del Espíritu nos haga instrumentos de paz.

2-desactivar los fundamentalismos desde la experiencia orante.

3-acompañar el fenómeno migratorio global.

4-tender la mano también hacia los alejados y no creyentes.

5-ayudar a concretar la Iglesia en salida.

en la Paz y el Bien que nos convoca nuestro mundo en este siglo XXI, 5 desafíos que están en nuestro horizonte de vida y de cristianos.